Proyectos destacados

02 de diciembre de 2017

Juegos tradicionales mexicanos adaptados al Patrimonio local.

"El patrimonio no es un pasivo de la nostalgia, sino que es un activo de la memoria".
Convenio Andrés Bello.

En cada uno de los estados de la república existe una amplia variedad de juegos mexicanos tradicionales, que son reflejo de imaginación e ingenio, pero además son un recurso propio del lugar donde surgió.

El juego permite la exploración y experimentación de diversos temas. A partir de éste se establecen relaciones entre personas, objetos y el mundo en general, creando infinitas posibilidades de aprendizaje. Estas muestras de esparcimiento mexicano se han transmitido de generación en generación, sin embargo, existen diversos juegos tradicionales que se están perdiendo, y no por el avance de la tecnología, sino porque nosotros mismos dejamos de priorizarlos.

El patrimonio como testimonio de la cultura tiene diversos tipos de manifestaciones y, por tanto, son diversos los mensajes que se pueden transmitir. Para los Vigías del Patrimonio Cultural de Acolman es imprescindible el uso de los juegos mexicanos tradicionales como herramienta para promover su patrimonio local. Muestra de ello es la implementación de proyectos en los que utilizan la Lotería Mexicana para difundir su patrimonio, además de utilizar el juego de Serpientes y Escaleras para reflexionar sobre su cuidado y preservación. La adaptación de estos populares juegos mexicanos en la promoción, valoración y preservación del patrimonio, constituyen para la población que los juega, el fortalecimiento del sentido de pertenencia e identidad colectiva.

De forma lúdica los asistentes conocen los referentes patrimoniales de una región. Aprenden a identificarlos, conocen su historia y dimensionan la importancia de su existencia, con lo cual valoran estos sitios patrimoniales como elementos de su memoria identitaria.

Tanto el juego de La Lotería, traída a México por la aristocracia española en la segunda mitad del siglo XVIII, como Serpientes y Escaleras, que nace de un juego de la India para fomentar los valores y desalentar los vicios, se adaptaron a la cultura mexicana convirtiéndose en juegos tradicionales identitarios de México. Los Vigías de Acolman retomaron estos tradicionales juegos de mesa, introduciendo en ellos bienes y expresiones patrimoniales de la localidad, aportando así diversión y creatividad en el aprendizaje sobre el patrimonio material, inmaterial y natural local.