Fiestas Indígenas dedicadas a los muertos (2008)

Las fiestas indígenas dedicadas a los muertos celebran cada año, en el periodo que marca el ciclo anual del maíz (finales de octubre e inicios de noviembre), el retorno transitorio a la tierra de los familiares y seres queridos fallecidos.

Este encuentro anual entre los pueblos indígenas y sus ancestros cumple la importante función social de afirmar el papel del individuo dentro de la sociedad, y contribuye a reforzar el estatuto político y social de las comunidades indígenas del país.

Las fiestas indígenas dedicadas a los muertos están profundamente arraigadas en la vida cultural de los pueblos indígenas de México. Esta fusión entre ritos religiosos prehispánicos y fiestas católicas permite el acercamiento de dos universos, el de las creencias indígenas y el de una visión del mundo introducida por los europeos en el siglo XVI.

Para la UNESCO, esta celebración es una de las representaciones más relevantes del patrimonio vivo de México y del mundo, y una de las expresiones culturales más antiguas y de mayor fuerza entre los grupos indígenas del país. Ello le ha valido su inclusión en le Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

PARA SABER MÁS
Fiesta indígenas dedicadas a los muertos en la Lista del PCI